"google-site-verification"content="googleebab36fd0433bd41.html" Nota del autor | juanpablomedina

Pasar un camello por el ojo de una aguja.

La posibilidad

me llevó a imaginar

la urdimbre.

Pensé:

Tengo que cortar,

extender,

deshilar el cuerpo

crear la distancia

donde el nombre casi desaparezca

en una hebra muy delgada.

Entonces

dibujé la trayectoria

sobre cada pliegue de la carne:

otro nombre,

       otro nombre,

otro nombre...

Pero cedí el trazo pronto

y fue inasible,

infinito,

negro

   .

© 2014 by Juan Pablo Medina